Sidebar Header

Sidebar Header

La hora de mimar la piel

admin | Cuello y escote | Martes, 03 junio 2008

Aplicar la crema.

Antes de aplicar la crema asegúrese de que la piel del cuello está perfectamente limpia, sin manchas, sin trazos de maquillaje del día anterior o provocados por el sudor y la grasa que la piel segrega de forma habitual. Si quiere que la piel se muestre más receptiva al tratamiento puede vaporizar un poco de tónico o agua termal antes de la crema. Para que la aplicación de la
crema sea correcta distribuyala en pequeñas dosis en todo el largo y ancho del cuello, hasta por debajo de las mane bulas. Es muy importan no excederse en la can dad de producto, ya qi no sirve de nada, sólo para dejar la piel demasiado cargada.

Extender correctamente.

Extienda con un cuidadoso masaje deslizando los dedos en todo lo largo y ancho del cuello. Conviene no presionar mucho para no arrugar la piel y dejar que ésta absorba la crema sin dificultad. Las cremas no se aplican con esponja porque arrastran todo el producto y poco quedaría en la piel. Un masaje de aplicación con los dedos es el más apropiado, porque la temperatura
natural de las manos calienta ligeramente la crema y el masaje favorece su total penetración. El sentido de aplicación ha de ser descendente hacia el escote.

Masaje cruzado.

El deslizamiento en masaje manual sobre la piel del cuello activa la circulación sanguínea de manera que favorece que la piel absorba con más facilidad todos los principios activos y nutrientes de la crema. Este masaje de aplicación debe seguirse un par de minutos, entrecruzando las manos por debajo del mentón y masajeando la parte frontal del cuello, la base del escote y llegar hasta la nuca. Deje de hacerlo cuando note que ha desaparecido de las manos cualquier sensación de crema.

Palmoteo cutáneo.

Después del masaje y especialmente para estimular la musculatura del cuello y los tejidos cutáneos, deberá realizar unas palmadas con el dorso de las manos, sacudiendo a manos alternas toda la zona de
labarbilla,mentóny doble mentón, deslizando las manos hasta el Inicio del escote. Esta manipulación la usan las esteticistas para reafirmar, tensar y alisar la piel del cuello.

Relajar la nuca.

Cuando algo nos duele la primera acción es tocar la nuca. Su difícil situación en la parte más alta de la columna vertebral que sostiene todo el peso del cuerpo y su frágil gesticulación a lo largo de todo el día, acaba por tensar la zona y agarrotar los tejidos,
creando movimientos poco agraciados. Haga un masaje entrecruzando los dedos de ambas manos en la nuca, manteniendo los ojos cerrados. Permanezca así unos minutos y conseguirá relajar toda la zona.

Etiquetas: , ,

Sin Comentarios

Sin comentarios.

Deja un comentario

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada. TrackBack URI